lunes, 21 de septiembre de 2015

EL GESTO DE SACAR LA LENGUA

Desde la antigüedad, la gestualidad de la lengua ha ocupado algún rincón del conocimiento en las relaciones humanas (1)(2). Así, la exhibición voluntaria es un acto comunicativo de mofa o insulto hacia el interlocutor. También, atendiendo al contexto, forma parte de la expresión de disgusto (2)(3),


para indicar que se está sediento (5), o como invitación sexual (2). Pero al fin y al cabo, estos son gestos que pretenden ser percibidos por el interlocutor. Es decir, son gestos emblemáticos (4).

 


Más interesante me parecen aquellos gestos cuya intención no es tan visible y que, en contraposición con los anteriores, forman parte de los llamados gestos adaptadores (4). Me refiero al gesto de sacar o protruir la lengua de una manera más rápida, o más ligera, o más íntima. Dicho gesto puede llegar a pasar desapercibido, pues el comunicador no tiene la voluntad de que sea ampliamente percibido por el receptor. Y por eso hablamos de comportamiento no verbal, pues a veces no hay intención de comunicar con dichas conductas.
Así, la protrusión de la lengua puede ser un gesto menos consciente, pero con una gran capacidad informativa si lo analizamos debidamente. Os remito a que reviséis el análisis que ya expuse sobre el Comportamiento No Verbal de Gallardón anunciando su dimisión, pues hay tres gestos de protrusión de la lengua que son interesantes (PINCHA AQUÍ).
Revisando bibliografía respecto al gesto de la protrusión de la lengua, la cual es escasa, dicho gesto lleva implícita la intención de evitar algún tipo de interacción social (5)(6). Es decir, se está rechazando la interacción, ya sea por las características del contenido, por las del interlocutor o por las necesidades del momento.
De este modo, cuando la persona necesita concentrarse en una tarea o cognición, saca la lengua. Cuando la persona rechaza el mensaje del interlocutor, saca la lengua. Cuando lo que se está tratando no es del agrado de la persona, ésta saca la lengua. Cuando alguien es interrumpido, saca la lengua (2, 3, 6,7, 8).
En ese sentido, es curioso como el observador de dicha conducta puede detectar, aunque sea de manera no consciente, dicho gesto y, en consecuencia, frenar la intención de interactuar con el ejecutor del gesto (9). Es decir, ante un interlocutor realizando el gesto, solemos evitar iniciar o proseguir nuestra interacción con él, incluso sin ser conscientes de la razón, sin ser conscientes del mensaje del gesto.
A continuación os pongo algunos ejemplos de todo ello.






Por último, os dejo un vídeo cuyo  gesto es intencionado. Aquí, el objetivo de sacar la lengua es señalar que lo que se ha dicho no es cierto y es una broma (6).

video

BIBLIOGRAFÍA:
1)     Pallicer, M. A. F., & Rodríguez-Escalona, M. P. (2008). El porqué de nuestros gestos (Vol. 4). Universitat Illes Balears.
2)     Morris, D. (2015). Bodytalk: A world guide to gestures. Random House.
3)     Rozin, P., Lowery, L., & Ebert, R. (1994). Varieties of disgust faces and the structure of disgust. Journal of personality and social psychology, 66(5), 870. 
4)     Ekman, P., & Friesen, W. V. (1969). The repertoire of nonverbal behavior: Categories, origins, usage, and coding. Semiotica, 1(1), 49-98.
5)     Cestero, A. M. (1999). Repertorio básico de signos no verbales del español. Arco Libros.
6)     Smith, W., Chase, J., & Lieblich, A. K. (1974). Tongue showing: A facial display of humans and other primate species. Semiotica, 11(3), 201-246.
7)     Kendon, A. (1981). Some functions of the face in kissing round. Nonverbal Communication, Interaction and Gesture, 321-356.
8)      Rozin, P., & Cohen, A. B. (2003). High frequency of facial expressions corresponding to confusion, concentration, and worry in an analysis of naturally occurring facial expressions of Americans. Emotion, 3(1), 68.
9)     Jones, N., Kearins, J., & Watson, J. (1987). The human tongue show and observers'willingness to interact: replication and extensions. Psychological reports, 60(3), 759-764.  


Francisco Campos Maya